jueves, 9 de febrero de 2012

Alma de Diamante.



Años atrás lloré por primera vez verte. Te robé una fotografía, mala, desde lejos. Quería perpetuar ese momento. Te escuché, como no escuché a nadie jamás, te escucho.

Y siempre nos diste tanto, que ahora hay un nudo en todas nuestras almas. Como si fuéramos niños, y nuestro compañero de banco no regresara más. Nos dejaste la música. Eso es demasiado.

Desde chica mi viejo me enseñó que eras puro amor. Y lo sos, Flaco.
Sos puro amor, en serio.



Aunque el sol se nuble, hoy naciste para siempre.

GRACIAS. ¡Que seas muy feliz!.